jueves, 24 de noviembre de 2011

“LA SEÑORITA”


Todos solemos recordar a personas que pasaron por nuestra vida dejándonos alguna huella. Ese recuerdo pasa a veces de generación en generación, bien por la importancia que le damos a sus actos, o porque su dilatada actuación influye en más de una. Sobre personas que pudiéramos señalar de trascendentes, o importantes, en la historia de Tharsis, hay muy poco o nada escrito. 

Hasta no hace mucho vivió entre nosotros una persona que ha despertado general simpatía entre la población. Aun siendo extranjera y perteneciendo al equipo directivo de la Compañía de Tharsis, los recuerdos que de ella tiene la mayoría de quienes la trataron suele ser de respeto. Nos referimos a Phyllis Gray. ( 1892 - 1988 )
Recordamos su influencia entre nosotros, escolares, cuando en el mes de Diciembre nos convocaban a recoger los premios que otorgaba la Compañía: por asistencia o por aplicación. Aquella señora, que imaginábamos con una aureola de poder y presidía la mesa representando a la empresa donde trabajaban nuestros padres, era “la señorita”. Sus cuidados modales nos resultaban extraños en alguien considerada tan poderosa. 

Nos refieren que se interesaba por la situación de familias necesitadas, a quienes hacia llegar algún dinero. O por los trabajadores que habían sufrido algún accidente.
Otro cometido, quizás el más importante asumido por la “señorita”, era la dirección de la Casa de Huéspedes en Tharsis. Edificio dotado de las mejores comodidades de la época y que podríamos considerar el “Gran Hotel” de la Compañía. Escaparate de la Empresa para agasajar a los visitantes que acudían a Tharsis, y donde era la responsable de su buen funcionamiento. Teniendo a su cargo el personal de servicio, con el que se mostraba estricta y exigente, a la par que generosa, haciéndoles regalos. Según nos refieren familiares de quienes estuvieron a sus órdenes. 

                                 
                    
También mostró gran interés por la ornamentación de ese Gran Hotel, al que hizo traer variedad de plantas desconocidas en Huelva y que procedían de sitios tan lejanos como Méjico o Sudáfrica. Esta faceta por la jardinería ha traspasado incluso el ámbito local, despertando interés entre quienes estudian la jardinería inglesa en la provincia de Huelva.    
                                                                                                                                                                                     
                             

 Otra tarea que nos refieren, responsabilidad de la señorita Gray, era el abastecimiento de medicamentos del Hospital. Hospital que regentaba y mantenía la empresa. Situado frente a las instalaciones del Malacate y derruido hace años.
Esta labor, que bien podríamos calificar de social, la tenía asumida la empresa. Tiene su importancia por la implicación directa de la Dirección, adonde llegaban las quejas y necesidades planteadas por los obreros y que eran estudiadas para el mantenimiento de la necesaria paz social.
En Glasgow estaban al corriente de estas necesidades en la fluida correspondencia mantenida con Tharsis, así como las soluciones que se adoptaban. Asuntos que no podían ser desconocidos por quienes tenían que presentar Balance de la actividad minera.

En esto hay que reconocer una eficiencia y seriedad que aportaron los extranjeros, donde impusieron el respeto a la autoridad y la observancia de una rígida disciplina. Estableciendo una relación de faltas y las sanciones que acarreaban. Se castigaba con el despido fulminante si se empleaban armas en una disputa, por el empleo de dinero falso, o por suplantar otra identidad; al igual que la embriaguez continuada. 

                                   
     
Es por ello comprensible que toda la labor social llevada a cabo por “la señorita”, al igual que la desarrollada en épocas anteriores, debía estar planificada, presupuestada, y evaluada.
Hemos repetido en otras ocasiones, que las exigencias a los obreros de un determinado comportamiento, dentro y fuera del trabajo, sobre todo hasta los años veinte del pasado siglo, no desmerece la actuación en otros aspectos: facilitando vivienda, educación, o lugares de recreo. Y esto tiene una interpretación fundamental, desde nuestro punto de vista: la necesidad de supervivencia de la empresa. Por ese motivo, la Compañía asumía esos estipendios, premios, o regalos, cómo un gasto más en la explotación de la pirita.

Pero valorar su actuación, o la de cualquier otro directivo, sin tener acceso a documentación, o a un trato personal, donde se desvelen opiniones, actitudes, u obligaciones; hacen difícil establecer la importancia de su cometido. Nadie puede negar que el “buen samaritano” ha existido siempre, ahora quizás menos, pero esa dimensión humana podía adornar a “la señorita”, que junto a su educación y modales, han contribuido al favorable recuerdo que de ella se tiene. Y así, en su ejercicio profesional influyó su condición humana.
Sabido es, que en los años setenta del pasado siglo ya se había contratado una Asistente Social para el desempeño profesional de tareas que pudieran definirse como Servicios Sociales. Esto no desmerece toda la labor que anteriormente hubiera desempeñado la señorita Gray.

Sabemos igualmente, que la relación de españoles y británicos en el trabajo no tenían nada que ver con las mantenidas fuera del ámbito laboral, que eran prácticamente inexistentes.
Sí existía un acercamiento fuera del horario laboral, pero esporádico, organizado, y manteniendo diferencias: el palco del Teatro-Cine; la mesa de autoridades en la “Velada”; o algunas partidas de caza, donde participaban jefes y obreros.
                                                                         
                                                                   
  
Si tuviéramos que analizar el comportamiento de la población extranjera residente en Tharsis, referido lógicamente a quienes ocuparon cargos directivos o de representación, hemos de partir de una realidad evidente, vinieron aquí para mantener una actividad empresarial y esa actividad les obligaba a sobrevivir, en el sentido de adaptarse a las condiciones del lugar, por muy adversas que estas fueran.
Que esta población se mantuvo al margen de la española, y portuguesa podríamos decir, dado el elevado número de súbditos de este país que llegaron a vivir en Tharsis; es algo evidente. Pero esto por sí sólo no descalifica ningún comportamiento.

                              

                             

La experiencia de trabajar en el extranjero, cuando se es consciente de la provisionalidad de esa situación, nos lleva por lo general al comportamiento más fácil, al aislamiento con tus compatriotas. Si además el idioma y las costumbres te son tan extraños, auto-excluirse, rodeado de comodidades, no se contempla como un gran problema. Este principio se lo suponemos a quienes, por motivos laborales, vinieron aquí desde otros países. Y ni quisieron ni sintieron la necesidad de integrarse con la población nativa. También sabemos que el estamento directivo de la Compañía no era partidario al acercamiento con la población más allá del estrictamente laboral. Incluso persuadía a quienes no observaban esta regla. En épocas no tan lejanas, un directivo extranjero que estuvo en Tharsis, nos confesó el toque de atención recibido de su superior cuando a principio de los 70 frecuentaba el lugar de reunión de los obreros, el Círculo Minero, y le hicieron saber la conveniencia de frecuentar mejor el Círculo de Pueblo Nuevo.

Analizar la influencia y las repercusiones, que en el contexto histórico tuvo la explotación de las minas de Tharsis, es ampliar mucho más el enfoque que reducirlo a la convivencia con la población extranjera, o la labor social desarrollada por una de sus empleadas. Acercarse a un personaje sin una fuente documental puede ser atrevido. No obstante, sí podemos constatar una opinión generalizada aprobando la labor desempeñada por la “señorita”.

                                             ****************
P.D.
-La semana próxima se celebra la fiesta, quizás más entrañable, a la que estamos unidos por tradición y por historia, Santa Bárbara. No publicaremos esa semana, lo haremos la siguiente.

-Aquí os dejamos nuestro pequeño homenaje a la “señorita”.









 




                                                      

jueves, 17 de noviembre de 2011

SANTA BÁRBARA SEGUIRÁ



El día 14, un comentario sobre la subvención a la Hermandad de Santa Bárbara, ha motivado varios replicas. El comentario en cuestión se envió a la entrada “PINCELADAS VARIAS”, publicada el pasado mes de Julio, y es este:

“El sr alcalde de alosno Diego Exposito le ha negado a la Hermandad de Santa Barbara de Tharsis la subvención que el ayuntamiento de Alosno tiene aprobado en pleno y tiene que ingresar anualmente para sufragar los gastos de las Fiestas Patronales, con Benito Perez cobraban los trabajadores e ingresaba esta subvención. Diego que clase de Tharsileño eres? Lo que tiene que hacer la hermandad es hacerlo publico para que los Tharsileños sepan que clase de alcalde hay en Alosno que no le importa que desaparezca una fiesta mas que centenaria de SU PUEBLO”.                                             
                                              ******
                                               
Todos los pueblos tiene sus tradiciones, sus fiestas, sus creencias; y cuando están arraigadas sobreviven todo lo que las personas quieran. No contar con subvención no hará que desaparezca la Hermandad, ni la procesión por el pueblo, ni la misa. Si este año no se recibe ayuda económica del Ayuntamiento, es un acicate perfecto para quienes están al frente de la organización se esfuercen más, y salga todo igual que el año pasado o mejor. Si os mueve la fe cristiana, el amor a vuestra patrona, ¿que más necesitáis para hacer de la necesidad virtud?
No hay que caer en la tentación del dinero fácil para organizar lo que sois capaces de organizar sin gratificación ninguna. Y si a la virgen hay que llevarle flores, cada devoto sabrá buscar la solución. Ni faltaran hombros para llevarla en procesión. Y todo lo demás que no se pueda organizar nos parecerá superfluo, y no lo echaremos en falta. ¡Quejarse para qué! 
Por otra parte, no es comprensible que desde el Ayuntamiento de Alosno no se haya motivado la retirada de la subvención. La Corporación la forman vecinos de Tharsis y de Alosno: algo se habrá debatido, algún acuerdo se tomó, o alguna explicación se puede pedir. Pues eso, preguntad para saber por qué.
Pero no hará falta indagar mucho para suponer que los trabajadores del Ayuntamiento quieren cobrar a fin de mes, que los proveedores quieren cobrar los servicios prestados, que la compañía eléctrica o telefónica quieren cobrar sus facturas, etc., etc.
La situación económica está llevando a Instituciones y particulares a tomar difíciles decisiones, a racionalizar el gasto cuando es superior a los ingresos, porque cuando no hay ingresos… ¡madre mía!

Lo previsible es que el futuro nos obligue a recortar mucho más, y lamentable sería tener que reconocer que por no haber ahorrado más en su momento no podamos resolver los retos que se nos presenten.
Lo dicho, este año no van a faltar hombros para sacar en procesión a la patrona. Santa Bárbara no va a desaparecer.

viernes, 11 de noviembre de 2011

UN PAR DE GESTIONES

Sabemos que las noticias sobre la economía, sobre el paro, o si entre la crisis Griega e Italiana acabaran de arrastrarnos aún más; constituyen cabecera en los medios. Pero sin olvidar esta realidad, que preocupa mucho más que la Historia o el patrimonio, seguiremos hablando de esto último, intercalando también otros asuntos, en la medida que ustedes nos sigan.

El mes pasado nos pusimos en contacto con el responsable de Archivo de Aljaraque. Íbamos buscando alguna foto para un próximo reportaje, y se nos permitió acceder a la base fotográfica que sobre Corrales han ido recopilando desde hace unos años. La colección es muy interesante porque, no sólo son fotos cedidas por sus propietarios, también están comentadas sobre el lugar y las personas que aparecen. Esta tarea, que nos parece importante porque está disponible para cualquier investigación, es un ejemplo a imitar, que no requiere apenas medios y de coste insignificante. Algunas de estas fotos fueron seleccionadas por el Ayuntamiento de Aljaraque que las presentó en una exposición. 

Otra gestión que hemos realizado es hacernos con el libro de Checkland: The mines of Tharsis: Roman, French and British enterprise in Spain, del que ya hemos manifestado que nos parece de lo más interesante que se ha escrito sobre Tharsis. Lo que conocemos es porque han traducido algún capítulo, pero no hemos leído el libro. Además que su título aparece en la bibliografía de muchos autores cuando escriben sobre la minería en la provincia de Huelva.

                               *****


viernes, 4 de noviembre de 2011

OTRA ESTATUA PARA OLVIDAR

No creemos que la instalación de la Alsthom Nº 69, en una rotonda de la comarcal 495, sea una buena decisión.
Esa locomotora podía, perfectamente, seguir funcionando, y constituir un gran acontecimiento si su puesta en funcionamiento se hiciera en el tramo de ferrocarril que por ahora no se ha desmantelado.
Todas las posibilidades para que esto fuera posible han sido despreciadas: se disponía de recambios, de personal que las ha conducido y reparado, incluso el ofrecimiento de técnicos de la casa Alsthom. Y a pesar de todas estas facilidades se ha optado por convertirla en estatua.
Suponemos que el ayuntamiento tiene presupuestado prevenir el vandalismo, ya que la rotonda donde se ha colocado está alejada del pueblo, carece de iluminación, y no se ha levantado una verja protectora.

Decididamente nuestro Patrimonio Histórico no puede estar peor gestionado. Y seguirán creyendo cubrirse de gloria.
Independiente de esta gestión, el acabado externo del trabajo realizado nos parece perfecto.

               *******
P.D. 

En el archivo municipal de Huelva (situado en la Casa Colón) se organiza una exposición conmemorativa del primer centenario de la Asociación de la Prensa de Huelva, bajo el título: “Historia del periodismo en Huelva. La prensa Onubense en el archivo Municipal”. El horario de visitas es de: 11 a 13,30 y de 18 a 20,30 horas; de lunes a viernes. Y podrá visitarse hasta finales de Noviembre.

video